¡QUERIDA MAESTRA!

MERCEDES, celebramos hoy no solo tu estancia en nuestro colegio a lo largo de estos 18 años, sino también toda tu trayectoria profesional, en tu paso a esta jubilación tan merecida.

GRACIAS por los buenos momentos vividos, por las experiencias compartidas, por esos refranes populares y palabras que ampliaron nuestro vocabulario, por las conversaciones tan amenas en la sala de profesores, por esas risas en el pasillo con los compañeros y por ese carácter tan auténtico que han hecho de TI una compañera muy querida y especial.

“Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes, pero con gratitud a aquellos que tocaron sus sentimientos”, no dudamos de que tus alumnos te recordarán por ello.

¡DESPIERTA con ilusión a esta apasionante aventura que ahora comienza! Sigue dejando tu huella en las personas que te cruces en el camino. Nosotros, tus compañeros del Colegio, siempre estaremos aquí para ti.